Graduación de Vías Ferrata



La escala Hüsler, que recibe el nombre de su creador Eugen Eduard Hüsler, en un principio, se desarrolló para graduar lo más objetivamente un itinerario y ajustarlo al máximo a su nivel. Hüsler ideó un sistema en cruz en el que se puntuaban del 1 al 4 los cuatro aspectos más importantes que definen un itinerario: la fuerza requerida, la resistencia, la experiencia en montaña y los aspectos psicológicos. El resultado de la cruz de Hüsler marca en que nivel de dificultad se encuentra una vía ferrata.


Divide la dificultad en niveles en un intervalo que va de poco difícil a extremadamente difícil. Es el sistema más reconocido y utilizado. En 2007 el propio creador lo actualizó creando una nueva escala, que gradúa de K1 (fácil) al K6 (extremadamente difícil) volviéndose prácticamente equivalente con la francesa.

La letra K hace referencia, al igual que en la distinción de los mosquetones para ferrata, a la palabra Klettersteig (vía ferrata en alemán).



espeleopicos@gmail.com   633 506 006  -  627 237 335